La pandemial de COVID-19 está teniendo un profundo impacto en nuestro mundo. En FPA Latam, hemos tomado medidas para para apoyar y ayudar a proporcionar alivio en estos tiempos difíciles a todas las empresas. Si bien COVID-19 es ante todo una tragedia humana, también está teniendo un impacto sin precedentes en las empresas de todo el mundo.

Hemos escuchado de muchos de nuestros clientes sobre lo que están haciendo para resistir esta tormenta. Una cosa que escuchamos una y otra vez es la importancia de la agilidad y la resistencia.

Incluso en circunstancias más normales, la agilidad es una característica que define el rumbo de las empresas las cuales pueden anticipar mejor lo que viene, actuar rápidamente cuando se enfrentan a cambios y responder de manera más decisiva a las demandas de los clientes, los cambios en el mercado y las amenazas competitivas. Sin embargo, hoy en día la agilidad se ha convertido en el atributo esencial de las organizaciones capaces de responder a esta crisis y trazar un nuevo curso resistente para el futuro.

Dicho de otra manera, las organizaciones que operan con agilidad son más adecuadas para superar esta catástrofe.

Sabemos que las empresas de todo el mundo están haciendo todo lo posible para operar en estas condiciones históricamente extremas. No ayuda que la mayoría de ellos no estuvieran equipados para lo que ahora enfrentamos, particularmente cuando se trata de cómo planean lo que vendrá. De hecho, tres de cada cuatro ejecutivos de finanzas admiten que no lo han preparado sus procesos de planificación para la interrupción económica y geopolítica de ningún tipo, y mucho menos los efectos devastadores de una pandemia global.

Sin embargo, un dato oficial de Adaptive Insights, revela la agilidad con la que estan trabajando las empresas que cuentan con esta solución financiera. Las estadísticas muestran que desde del 23 de marzo, la plataforma de planificación en la nube procesó hasta 30 veces más pronósticos y escenarios de desarrollo que en una semana típica. Desde el surgimiento de la pandemia de COVID-19, se ha visto un aumento promedio general de 15 veces la cantidad de modelado y recalibración ya que las organizaciones intentan dar sentido a los efectos dominó que este fenómeno global tendrá en sus negocios.

Mira esta demostración rápida para ver la planificación de escenarios en acción:

 

botn

La agilidad comienza con la planificación. Esto es cierto cuando el mundo no está en crisis, pero es aún más vital para las organizaciones que esperan estabilizarse ahora. Y ahora estamos viendo cómo un entorno empresarial intensamente digital y cada vez más global, puede convertir un proceso de planificación tradicional y estático en una desventaja competitiva potencialmente devastadora.

No todo son malas noticias. Esta crisis también ha muestrado cómo las organizaciones financieras de todo tipo se están dando cuenta de que poseen las claves de la agilidad para todo el negocio.

Las finanzas son donde residen naturalmente todos los datos financieros y operativos. Debido a que toca todos los aspectos de un negocio, las finanzas también impulsan las actividades de presupuesto y pronóstico que esencialmente crean la hoja de ruta de ese negocio. En este rol, el equipo de finanzas define los procesos de planificación y gestiona las herramientas clave de agilidad: planificación de escenarios, planificación continua y pronósticos continuos.

Aquí hay tres procesos de planificación clave que las finanzas pueden implementar para apoyar la agilidad de las empresas en tiempos de incertidumbre.

1.- Planificación de Escenarios

Piense en la planificación de escenarios como el aprovechamiento del poder de “qué pasaría si”. Con una plataforma moderna de planificación en la nube, puede modelar múltiples escenarios basados ​​en todo, desde amenazas competitivas e interrupción de la cadena de suministro hasta desastres naturales, guerras y pandemias.

Las empresas de hoy pueden usar esta poderosa capacidad para anticipar los impactos si la interrupción actual dura 30, 60 o 90 días o más. ¿Qué pasa si no podemos obtener piezas durante 60 días? ¿Qué pasa si el 90% de nuestra fuerza laboral necesita trabajar desde casa? ¿Qué pasa si una de nuestras plantas de fabricación se cae? Modelar diferentes futuros potenciales vale la pena.

No todos los escenarios son tan críticos. Pero para las empresas, la capacidad de planificar incluso escenarios poco probables, tal vez no para una pandemia completa, sino de cómo las interrupciones en las cadenas de suministro o los cambios en la fuerza laboral pueden afectar los ingresos y las operaciones, podría resultar imprescindible, incluso para determinar la existencia de la empresa misma.

 

2.- Planificación continua

En un mercado volátil, pocas cosas son más importantes para la agilidad empresarial que un plan que sea relevante para lo que está sucediendo ahora. Los planes anuales estáticos, a menudo de valor limitado a medida que pasan los trimestres, ofrecen poca ayuda frente a un evento de crisis, que ciega los mercados e interrumpe amplias franjas de la vida cotidiana.

El antídoto para la planificación estática es la planificación continua. Este enfoque continuo automatiza los procesos manuales y serviles que una vez llevaron al presupuesto anual promedio a 77 días en prepararse. Incluso la integración de datos con ERP y otros sistemas empresariales se vuelve transparente y automática. Esto evita que los profesionales financieros y los usuarios comerciales pierdan un tiempo valioso y corran el riesgo de errores costosos al volver a escribir los datos.

De hecho, las empresas que implementan una planificación continua tienen 1,5 veces más probabilidades de volver a emitir un nuevo plan en solo una semana, y cuatro veces más probabilidades de responder rápidamente a los cambios del mercado.

3.- Rolling Forecast

El Rolling Forecast ofrece una forma de corregir el curso rápidamente, con suficiente información y confianza para tomar decisiones críticas en un plazo. Los pronósticos continuos son únicos de varias maneras:

  • Están modelados en controladores, no en detalles. Esta es una forma más estratégica de abordar los pronósticos, ya que los impulsores pueden permanecer intactos en gran medida a medida que ocurren los cambios, incluso si cambian detalles específicos.
  • Por lo general, se pronostica entre cuatro y ocho trimestres en el futuro. Al proporcionar un pronóstico continuo durante un horizonte de tiempo específico, los datos reales avanzan cada mes de forma continua, lo que facilita a los tomadores de decisiones ver lo que sucede en tiempo real.
  • Tener horizontes consistentes. A diferencia de los nuevos pronósticos trimestrales, que se acortan a medida que se acerca al horizonte de un año, los horizontes de pronóstico continúan siendo constantes.
  • Informar mejores decisiones comerciales. Esto es especialmente cierto cuando se incorporan datos no financieros como los costos laborales, la cartera de personal y las tasas de deserción de ventas. Los altos ejecutivos que hacen un mejor uso de los datos no financieros tienen más del doble de probabilidades de poder pronosticar más allá de un horizonte de 12 meses.

 

4.- Hay un plan para eso

La mayoría de los problemas, incluso la mayoría de las crisis, no son únicos. Los hemos visto antes, y las organizaciones con visión de futuro probablemente hayan esbozado alguna respuesta que tenga como objetivo mantenerlos competitivos ante el cambio.

Pero las organizaciones que operan con agilidad pueden explorar rigurosamente una variedad de escenarios posibles de manera oportuna, incluso, a veces, aquellos que parecen remotos o imposibles. Las soluciones que permiten que las empresas planifiquen continuamente, pronostiquen constantemente y modelen prácticamente cualquier cosa se volverán cada vez más críticas en un momento de creciente incertidumbre.

Porque ahora más que nunca, la agilidad es el puerto más seguro de todos.

botn

 

 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.