Mirando hacia el 2020, una cosa que nos mostró el año es que el mundo puede cambiar rápida, dramáticamente y, de alguna manera, de manera permanente. Los líderes empresariales han navegado mucho a lo largo de los años, como la crisis financiera mundial de 2008, y a pesar del impacto significativo de esos tiempos difíciles, muchos volvieron a la normalidad una vez que los superamos. Esta vez se siente diferente.

Una de las mayores prioridades para los líderes empresariales a nivel mundial será evaluar cómo será el mundo en 2021 y más allá, y cómo podemos prepararnos para ello. Entre las principales preguntas a considerar: ¿Cómo están cambiando las expectativas de los clientes y qué es lo más importante para los empleados sobre cómo y dónde trabajan? Esas respuestas guiarán las decisiones sobre dónde deben invertir las empresas, tanto para satisfacer las necesidades de los negocios actuales como para aprovechar las oportunidades a largo plazo que se avecinan.

Es más, la oficina del CFO tiene un papel enorme en ayudar al negocio en general a manejar la incertidumbre y tomar las mejores decisiones para el futuro, brindando a los profesionales de finanzas una oportunidad sin precedentes para liderar. Cuando pienso en el año que viene, estas son las áreas en las que los equipos de finanzas pueden tener el mayor impacto para ayudar a sus organizaciones a navegar en 2021.

La tecnología ágil y una mentalidad ágil son ahora imperativos

Es realmente una era de supervivencia de los más aptos: las empresas que no pueden moverse con rapidez se quedarán atrás. Todos necesitamos modelar una gama más amplia de escenarios y ser capaces de tomar decisiones mejores y más oportunas. Para hacer esto, necesitamos acceso a información diferente, y más rápido, que nunca.

Esto comienza con la tecnología. En 2020, vimos a los equipos financieros de muchas empresas acelerar sus iniciativas digitales después de darse cuenta de que los sistemas heredados los estaban frenando. Históricamente, las finanzas se han mostrado reacias a abandonar la tecnología heredada, a menudo debido a las cicatrices de batalla que han experimentado en implementaciones anteriores. He estado allí en roles anteriores y nadie quiere pasar por un doloroso proyecto de dos años solo para ver ganancias reales. Sin embargo, la pandemia ha subrayado la necesidad de trasladar los sistemas financieros a la nube para brindar a las empresas la agilidad que necesitan, y la buena noticia es que estas implementaciones son mucho más breves que las implementaciones in situ y, al final, ofrecen un valor mucho mayor.

Pero la agilidad no se trata solo de tecnología. En muchos casos, aquellos que luchan por adaptarse son equipos que han hecho las cosas de la misma manera durante años y dudan en desafiar el status quo. Los profesionales de las finanzas necesitan hoy un “cambio de mentalidad” que les ayude a adaptarse y prosperar durante estos tiempos. ¿Su equipo acepta e impulsa el cambio? ¿Tienen los miembros del equipo el apoyo para aportar nuevas ideas sobre cómo hacer las cosas y buscar formas de mejorar?

Mucho antes de 2020, nuestro equipo de finanzas ha priorizado la contratación de personas que adopten el cambio, lo que nos ha servido bien en los últimos meses. También nos encontramos en una posición única para utilizar nuestros propios productos y probamos continuamente nuevas funciones y procesos de Workday, lo que nos desafía e inspira a pensar y trabajar de manera diferente. Tener una mentalidad de cambio será una ventaja poderosa para los equipos financieros a medida que continúen respondiendo a las condiciones cambiantes y las necesidades comerciales de este año y en el futuro.

Adopte un enfoque de planificación continuo y dinámico

El futuro es difícil de predecir, por lo que cuando se trata de planificación financiera, sabemos que la mayoría de las veces no daremos en el blanco a la perfección. Lo que importa es limitar el grado de equivocación que estamos y ajustarnos rápidamente, especialmente porque las empresas enfrentarán más incertidumbre durante bastante tiempo.

Los procesos de planificación tradicionales y estáticos no son compatibles con la agilidad y la velocidad que las empresas necesitan para afrontar los cambios en la actualidad. Incluso antes de que surgiera la pandemia, el  75% de los directores financieros  dijeron que sus procesos de planificación no los prepararon para responder a los cambios económicos y geopolíticos.

Adoptar un enfoque de planificación continua y dinámica permite que las finanzas respondan de manera rápida y efectiva a los cambios, ya sea que se realicen pronósticos mensuales, semanales o incluso diarios, o que creen más flexibilidad en la forma de presupuestar. Para nuestro equipo de finanzas, la capacidad de tomar datos en tiempo real y crear múltiples escenarios nos ha brindado la información necesaria para tomar decisiones mejores y oportunas y ejecutarlas rápidamente. También nos aseguramos de no asignar todos los fondos por adelantado en caso de que necesitemos reaccionar rápidamente y poder respaldar financieramente prioridades adicionales o cambiantes.

Asóciese más estrechamente con la oficina del CIO

El año pasado, los directores de finanzas y los directores de sistemas de información trabajaron más estrechamente a medida que las organizaciones dependían más de la tecnología para operar. Esta relación seguirá siendo muy importante a medida que las empresas consideren el mundo pospandémico y qué inversiones en tecnología serán más valiosas en el futuro.

Animo a los líderes financieros a construir una relación sólida con la oficina del CIO. Esa asociación ha sido invaluable para mi organización, ayudándonos a ser más ágiles y receptivos a las necesidades comerciales durante el año pasado. Por ejemplo, al principio de la pandemia, nuestro CIO pudo ayudarnos a crear nuevos informes para analizar el saldo de nuestras cuentas por cobrar por las industrias de nuestros clientes, brindándonos información sobre los riesgos impulsados ​​por la pandemia inherentes a nuestras futuras cobranzas de efectivo y permitiéndonos para gestionar de forma proactiva esos riesgos.

Si bien estos tiempos son desafiantes, también están creando una oportunidad para que los equipos financieros demuestren el valor que aportan al resto del negocio. Y muchas de las cosas que están haciendo las finanzas en este momento —invertir en las tecnologías adecuadas, valorar la mentalidad de cambio, la planificación continua y la asociación con el CIO— nos ayudarán a guiar mejor a nuestras organizaciones hasta el 2021 y más allá.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.